Desafío lo involuntario de una suerte segura

Desafío lo involuntario de una suerte segura

Querer cambiar las cosas es una manera de afrontar nuevos retos sin dejar que nos perturbe la sensación de angustia que sentimos al ser rechazados. Tú te has dado cuenta de que soy una apuesta segura y yo al revés, desafío lo involuntario para esclarecer esa firmeza, y, aun así, vuelvo a perder entre tantas incertidumbres.

¿Por qué no puede ser todo más fácil? Nos pasamos la vida sobreviviendo a las disyuntivas y no nos fijamos en quién tenemos al lado.

Mi poesía siempre eres tú disfrazada con adjetivos demasiado rebuscados para aclarar cualquier duda. No voy a dejar que nunca nadie descifre los personajes que se esconden detrás de cada palabra. El dolor que siento al pronunciarlas se convierte en armonía cuando la tormenta se ha calmado. Porque todo tiene un punto de inflexión en el que debes decidir si seguir adelante o dejarlo caminar por otra vía. Al fin y al cabo, se trata de vivir y no voy a decir que sea fácil, pero sí demasiado bonito para no hacerlo.

No suelo retirarme a la primera que algo falla, me has dado la confianza necesaria para arriesgar al máximo, aunque sepa que la caída va a ser dura y con demasiadas preguntas con respuestas ambiguas. He creado una necesidad intentando tenerte cerca sin pararme a pensar que todavía sigues rebuscando entre tus olvidos. Y yo tengo que volver a empezar una y otra vez hasta que consiga tenerte del todo.

Deja una respuesta

Cerrar menú