Ganas de romper tus pautas con mis certezas

Ganas de romper tus pautas con mis certezas

Soporto las lágrimas al posarme en tus mejillas y no alcanzo tus lunares que dibujan una vida llena de locuras. Me ayudas a subir y yo te sonrío con la mirada. Me acostumbro a tu velocidad y escondo las ganas de besarte, sé que puedo hacerlo, aunque no quiero perder la magia de tus pasos.

Me duelen las manecillas del reloj cuando dices que te vas a ir y añoro tu huida esperando que vuelvas. Siempre lo haces, y yo te regalo mis historias. Espero que nunca las cuentes.

No dejaré de escribir, ya que la duda inundaría las curvas y volveríamos a caer. Somos dos encuentros desesperados que quieren probar a llegar más lejos. Y eso, aunque nos esté costando, me gusta, y mucho, cada vez más.

Nos queda una trazada y un punto de gas para saber que podemos seguir luchando, y aunque seamos de polos opuestos, el norte no está tan lejos del sur si sabes qué carreteras surcar.

Basé mi necesidad de encontrarte en una idea real. Mi plan de conocer contigo la vida no es tan mala si me acompañas. Y qué ganas de romper tus pautas con mis certezas.

Deja una respuesta

Cerrar menú