Jorge Lorenzo demuestra que puede con todo

Jorge Lorenzo demuestra que puede con todo

Hoy toca dedicarle este artículo a él, Jorge Lorenzo,  porque el Gran Premio d’Italia Oakley en el Autodromo del Mugello ha dado mucho de qué hablar. El punto de mira durante todo el fin de semana ha estado puesto en el mallorquín, su futuro es incierto y lo que ha estado claro desde el principio ha sido que Ducati no lo quiere más en la escudería donde lleva desde 2017.

El futuro de Jorge Lorenzo ya no es incierto y ya está en buenas manos, a falta de que lo hagan oficial. Honda HRC acogerá al mallorquín durante dos temporadas para ser el compañero de Marc Márquez, una noticia que se sabe poco después de que Dani Pedrosa diga adiós tras 18 años con la escudería japonesa.

Lorenzo, quiere salir de Ducati por la puerta grande, y así lo ha demostrado celebrando en Italia su victoria número 45 y la primera con Ducati. Para él, ha sido  «el día más feliz de mi vida».

Jorge Lorenzo

Su felicidad rebosaba en el podio, junto a Dovizioso y Rossi, y no porque tuviera opciones de liderar el mundial, ya que está a 54 puntos de Marc Marquez, sino porque es un hombre que va en contra de todo pronóstico y si se dice de él que no sirve para una moto, él la coge y gana la carrera, y no me extrañaría que lograra alguna más esta temporada.

Él ha sido consciente desde que empezó en Ducati que debía guardarse todas las críticas, que debía tener paciencia y que llegado el momento demostraría quién es el guerrero. Muchos opinarán que ha llegado tarde, pero siempre se dice que mejor tarde que nunca y que si te vas a ir, siempre hacerlo con la cabeza bien alta, y él lo está haciendo.

Su triunfo demuestra que a medio plazo podría ser competitivo, pero su objetivo con la marca ha tardado en hacerlo realidad y nadie asegura que pueda seguir el mismo ritmo lo que queda de temporada, aunque sinceramente tiene el potencial y la motivación para hacerlo y para seguir callando bocas.

 

Jorge Lorenzo

En esta carrera de Mugello, todos sus rivales sabían que Lorenzo tenía el mejor ritmo para llevarse la carrera y además con una recta de más de un kilómetro de largo, el circuito le ofreció mucha ventaja a la Ducati por su velocidad punta, al igual que le pasó el año pasado a su compañero de equipo, Dovizioso.

La carrera fue coser y cantar: el mallorquín hizo una salida espectacular y se encaminó hacia lo que sería su primera victoria por delante de un grupo de hasta siete pilotos, que se rompió en la cuarta vuelta por la caída al suelo de Marc Marquez que consiguió volver a pista pero no entrar en los puntos (16).

Con la pista completamente libre para Lorenzo, la única amenaza era Dovizioso, pero su intento de aproximarse quedó en nada cuando sus neumáticos medios empezaron a desgastarse y la victoria ya era segura y su felicidad radiante.

Acababa así un Gran Premio que será un punto y a parte para el piloto mallorquín, aunque, en el Gran Premio Monster Energy de Catalunya en el Circuit de Barcelona seguirá dando tema del que hablar y seguramente los buenos resultados sigan llegando el 17 de junio.

Jorge Lorenzo

Deja una respuesta

Cerrar menú