La libertad a un metro de distancia

La libertad a un metro de distancia

No fui consciente de lo que este tiempo supondría para cualquier frente. Estoy segura de que pensando diferente podemos volver a crear un principio y esta vez quiero que sea mejor. No perfecto, pero sí menos acelerado e intentando descubrir a cada paso qué es lo que necesitamos para volver a ser libres como antes. Perdón, como antes no. Mejores, la mejor versión de nosotros mismos.

Estamos tan cerca de tornar a ser libres que la incesante espera confunde todos mis latidos al querer ir a por ti demasiado deprisa. He dicho que quiero volver a empezar, volver a vivir los primeros momentos que fastidiaron una cuarentena que ha durado y seguirá durando más de lo que deseamos.

Abrazar se convertirá en un riesgo que hay que saber afrontar a un metro de distancia, besar será la odisea más grande que superaremos si nos atrevemos a cruzar los límites y tocar será un privilegio que solo los más valientes lograrán conquistar.

Yo a ti voy a abrazarte, tocarte y besarte, llevarte conmigo siempre que lo desees. Frenar, acelerar, cambiar de marcha y notar que sigues viva. Quiero cambiar tu forma de coger las curvas y quizá hacerte ver que hay mil elecciones posibles para que sigamos siendo únicas.

No permito que tires la toalla, y si te rompes, me romperé contigo para juntas volver a componernos, igual que la canción más hermosa que nace de una tragedia delimitada por dos personas que no supieron caminar hacia delante.

Tú y yo estamos hechas de una realidad diversa, nuestra dirección es la misma aunque haya que definir algunas alternativas, pero no me equivoco al creer que vamos a remendar esa libertad que un paréntesis nos quiso estropear cuando empezábamos a encajar.

Deja una respuesta

Cerrar menú