Lo etéreo es lo que me ha llevado hasta ti

Lo etéreo es lo que me ha llevado hasta ti

Reían sentimientos de inseguridad en mi cabeza y las ganas que tenía de que fueras una certeza hizo que decidiera traerte hacia mí. Quiero ganarte para no perderte, porque toda la resistencia que sujetó lo superfluo se convirtió inmediatamente en una necesidad, y sin saber el motivo, lo inefable se transformó en realidad. Llevo unos cuantos años viviendo una aventura inconmensurable y sé que tú serás mi sempiterno.

El petricor de la lluvia me pilló desapercibida y supe que el infinito albergaba mil ademanes de bocas distintas y cuerpos perennes y la bonhomía que descubrí al no querer tocarte, hizo que aceptara la soledad y supiera desentrañar mi resiliencia.

Lo etéreo se hace cada vez más claro y mientras te piloto a través de la niebla sé que las cosas importantes de la vida tienen una sutil elocuencia de tu ataraxia. Fuiste mi serendipia cuando no te buscaba un septiembre de otoño, y hoy cuando he visto el alba junto a ti he descubierto la epifanía de tus movimientos cuando te llevo lejos.

Prométeme que todo tiene un motivo, como cuando el cielo se enfada y empieza a llorar, explícame el por qué de las palabras que queremos desentender y descíframe nuestro desenlace aunque sepas que nunca tendremos un final.

Deja un comentario

Cerrar menú