Me he puesto la falda y me has dicho que te gusto

Me he puesto la falda y me has dicho que te gusto

Te he vuelto a ver entre montañas, en aquella foto que nos hicimos y se me ha encogido el corazón por lo pequeñita que me haces sentir. Soy presa de todas tus piezas y más aún cuando me dices que estoy preciosa con esa falda a cuadros.

Nuevas aventuras se acercan, pero no te preocupes que seguirás formando parte de ellas, aunque no siempre estés presente. Significa que todo y nada está escrito y que yo tengo que encontrar otras mil razones para quererte bien y mejor.

Deja que me tome un tiempo de calma, aunque vaya a verte a escondidas. Hace unos días te dije que te echaba de menos y eso no va a cambiar mis días, ni mi modo de ver un futuro contigo.

Quiero crear un espacio que sea mío, en el que solo esté yo y nadie más. Por eso hoy he querido ponerme la falda y dejar que bailen todas mis dudas hacia cómo voy a afrontar mi única promesa de 2019: Llevarte por más y mejores caminos y quizá cambiar de comunidad.

Me has dicho que te gusto y me he ruborizado. Siempre consigues aclararme las ideas y aciertas todas mis respuestas aunque no me atreva a decirlas. Eres la protagonista de mi vida, los demás que esperen sentados porque cuando decida volver, quizá haya cambiado la forma de bailar y sepa con seguridad el modo de hacerte feliz.

Dentro de poco te cambiaré el retrovisor y estarás más guapa. Quiero que recuerdes siempre todo lo que te hago sentir para que puedas entender la manera que tengo de amarte.

Todas las razones por las que sé que quiero estar contigo, son las mismas que me hacen volver cuando me alejo.

Deja una respuesta

Cerrar menú