Que lo cortés no quite lo valiente

Que lo cortés no quite lo valiente

Tantas palabras que no dicen nada y cuando te das cuenta te ahogas en un sinsentido de ellas sin saber interpretar las intenciones de sus actos. Aprendo cada día algo nuevo y si he tenido que sanar tus heridas es porque el tiempo cambia constantemente a su antojo y sin avisar. Un día de estos tendré que admitir que a veces me equivoco y aunque logre ser cortés, no puedo dejar de ser valiente.

Fíjate, una imagen vale más que mil palabras, pero yo creo que hasta la fotografía más simple tiene escritas mil palabras en cada uno de sus pixeles y lo mejor de todo es que nunca nadie las va a poder descifrar. Una ilustración, imagen o fotografía puede mentir más que una palabra bien dicha y aunque transmita varios adjetivos de júbilo, la gran mayoría esconde incertidumbre, miedos, anhelos y preocupaciones.

He de admitir que ahora mismo nada ronda por mi cabeza más que dejar pasar los días con calma, hacer tiempo hasta que llegue la primavera y esperar que no llueva mucho en abril para poder disfrutar contigo.

Sin nada más que decir y lo he dicho todo.

Deja un comentario

Cerrar menú