Vamos a darle una tregua al cielo

Vamos a darle una tregua al cielo

No sabíamos a qué recurrir cuando éramos libres y ahora, que encerrados vivimos la agonía en una celda sin barrotes, reclamamos todas las libertades que pudimos vivir en un instante.

Seguimos confinados sin saber qué será de todas aquellas personas que dejaron algo pendiente antes de cerrar la puerta. Continuamos debatiendo el hecho de que puede ser posible todo lo que antaño quisimos y que ahora es bastante incierto.

Vamos a darle una tregua a este cielo tan gris para que cuando salga el sol no tengamos remordimientos de una esperanza mal formulada.

  • Volveremos a salir juntas aunque sea a doblar la esquina, esa que se parece tanto a ti que no me deja dormir por las noches.
  • Volveremos a lidiar con la duda y sabremos que no es tan falsa si depositas anhelo en ella.
  • Volveremos a recorrer juntas las carreteras que nos hicieron más salvajes.
  • Volveremos a descubrir una y otra vez que los atardeceres también tienen algo de nostalgia en nosotras y que las llamadas a altas horas de la mañana muestran el interés que todavía no consigo descifrarte(nos).
  • Volveremos a conocernos por primera vez, sin dejar de recordar la sensación del primer punto de gas.
  • Volveremos a matizar los obstáculos que hicieron que me alejara de ti y cumpliremos todas las promesas que todavía no nos hemos conjurado.

Soy dueña de tu cautiverio. Solo deseo que todas esas ilusiones que teníamos antes de empezar todo esto vuelvan a formar parte de un compromiso demasiado real para no ignorarlo cuando pueda volver a verte.

Deja un comentario

Cerrar menú